CIRUGÍA MAXILO-FACIAL

 

LA IDEA BASAL

La idea de ayudar a los pacientes cuando muchos dentistas y especialistas ya se habían rendido, les vino en 1972 al Dr Juillet de París y al Dr Doms de Bruselas. The idea to help patients when other dentists and implantologists had given up on, came in 1972 to Dr. Juillet from Paris ad Dr. Doms from Brussels. Ellos insertaron su « implante tridimensional » en situaciones anatómicas difíciles en la consulta dental. Aunque pioneros, estos aún no abordaban los casos de atrofia extrema.
El Dr Spahn, del Departamento de cirugía maxilo-facial de la Universidad de Aix-la-Chapelle, y luego de Liège, efectúa a partir de 1974 implantaciones con « implantes en forma de T », en condiciones cada vez más extremas. Ha publicado sus resultados regularmente, señalando las ventajas escenciales del implante tridimensional, frente a los implantes crestales que surgieron en los años ’70. Se trata de importantes indicaciones y procesos que divergen de la implantología crestal :

- Los implantes basales han estado cargados casi inmediatamente de sus prótesis fijas, prácticamente en todos los casos.
- La sanación de los dientes ha sido efectuada, generalemente, durante la misma sesión del implante.
- Incluso el maxilar puede ser implantado en fumadores, mientras este se abstiene de fumar como mínimo en el período de cicatrización, es decir, siete días.
- Los implantes basales son indicados en caso de parodentitis de la dentadura restante.
- Los implantes basales son también indicados en combinación y relación con dientes naturales u otros implantes crestales.
- Los implantes basales pueden ser indicados en un contexto que permita evitar intervenciones delicadas de cirugía maxilo-facial, como por ej. la progenia ligada a la vejez, o la mioartropatía.
- Los implantes basales hacen posible evitar los transplantes de hueso y la elevación de los sinus.


LA IDEA BASAL que crea los fundamentos de dichas ventajas, en comparación con una implantología crestal, fué desarrollada a partir de los ’70.

Miles de pacientes se han beneficiado y aquellos aún en vida, continúan a hacerlo. En el fondo, ninguna nueva indicación ha sido desarrollada desde el principio de los años ’90 para los implantes basales. Las mejorías de sus diferentes sistemas han podido rendir, entretanto, resultados más fiables.
LA IDEA BASAL del futuro será limitar los imponderables que conciernen a los pacientes, a los investigadores, al material y al fabricante que puede hacer de la implantología basal una práctica aún más fiable.
Estamos llegando a ésta meta gracias a un nuevo material que Victory-med AG y algunos centros de implantología estudian y prueban desde hace unos diez años.
Los componentes de esta nueva tecnología están ya en uso, y poco a poco harán posible la implantología a muchos más pacientes y profesionales.